jueves, 2 de mayo de 2013

Operation Felix

Con esta entrada de hoy, iniciamos una serie de artículos encaminados a dar a conocer la ambientación de Walküre, incluyendo fragmentos de la cronología histórica contrafactual que derivó en un desenlace alternativo de la Segunda Guerra Mundial y, por ende, un periodo de Guerra Fría entre bloques que altera de forma considerable el mundo, su organización política, económica, tecnológica y militar.

Nos gustaría hacer notar que para disfrutar de Walküre, no es necesario asimilar todo esta información, pues hemos habilitado herramientas que permiten captar la ambientación sin necesidad de profundizar en el devenir histórico. Obviamente, todo aquel que lo desee, dispondrá de la cronología de los hechos bien dispuesta en el manual.



... Meses antes había dado comienzo lo que pasó a conocerse como la Batalla de Inglaterra, una ofensiva aérea total de la Luftwaffe cuyo objetivo era destruir la RAF (Royal Air Force) y hostigar a la Marina Real (Royal Navy) cara a preparar una hipotética invasión de Gran Bretaña, planeada como Operation Sealöwe (León Marino). No obstante, ante la resistencia británica y la enorme cantidad de bajas sufrida por la Luftwaffe, Hitler decidió posponer indefinidamente dicha operación el 17 de septiembre. Mientras continuaba la lucha en el Atlántico, donde los submarinos alemanes perseguían los convoys de pertrechos y equipo militar que llegaban a Gran Bretaña, hundiendo muchos de ellos. Pero al tiempo, la situación el el Mediterráneo se complicaba, ante la incapacidad italiana para destruir los efectivos de la Royal Navy operando desde sus bases en Egipto y Malta, controlando el acceso al Mediterráneo desde Gibraltar. Hitler, molesto por esta situación, dio luz verde a la que pasó a conocerse como Operación Félix (Operation Felix), siguiendo la doctrina establecida en su Directiva 18, que propugnaba conseguir involucrar la España franquista de lleno en la Segunda Guerra Mundial. La operación sería llevada a cabo por un kampgruppe creado ad hoc denominado Walküre.

Esta fuerza de ataque contaba con dos cuerpos de maniobra. Uno de ellos XXXIX Cuerpo de Ejército Panzer del general Rudolf Schmidt (en la foto a la izquierda), junto a la 17º división motorizada, la 16º División Panzer y la 3ª División de las SS Tontenkopf, que se encargaría de vigilar los flancos y defender la posición de cualquier maniobra o desembarco aliado. El segundo cuerpo de maniobra, destinado a asaltar Gibraltar lo conformaba el XLIX Cuerpo de Ejército del general Ludwig Kübler, contando con veintiséis batallones de artillería ligera y pesada, tres batallones de observación y armas especiales, un regimiento de infantería de la Grossdeutschland, el regimiento 98 de la Primera Gebirgs Division, cuatro batallones de ingenieros y dos batallones de tropas especiales Branderburger. Esta tropa sería apoyada por el aire por el VIII Fliergerkorps de Von Richthofen y por una pantalla de U-Boot en la salida al Atlántico. Adicionalmente se sumaría al ataque una flotilla italiana y un destacamento aéreo de asalto de la División Paracaidista Folgore, más tropas españolas del 15º Regimiento de Infantería Extremadura y el 17º Regimiento de Infantería Pavía. Las tropas de asalto de Kübler fueron llegando secretamente a la península a principios de enero de 1941, quedando acantonadas en las inmediaciones de Gibraltar, al tiempo que las alas de caza y bombardeo de la Luftwaffe aterrizaban en aeródromos españoles. 


El ataque comenzó el 4 de febrero, precedido de un bombardeo masivo del peñón y la llamada Flota H de la Royal Navy, estacionada en la colonia. Al tiempo, el XXXIX Cuerpo de Ejército Panzer traspasaba la frontera española para tomar posiciones en la península. 
Tras tres días de violentos combates, la guarnición británica se rindió el 7 de febrero. Ahora las fuerzas del Eje controlaban el Mediterráneo, operando con sus U-Boots desde la Roca y destruyendo así el flujo de material a las tropas aliadas en el norte de África. Es más, los alemanas ocuparon importantes bases militares atlánticas en Portugal y España, mejorando sus posibilidades estratégicas para dominar el Atlántico. Con la fuerza de sus tropas acantonadas en la península ibérica, Hitler apoyó un cambió político en España, destituyendo al general Franco (reticente a intervenir abiertamente en la guerra del lado alemán y cuyas reivindicaciones territoriales resultaba inasumibles para el Tercer Reich), y estableciendo un triunvirato en su lugar, presidido por Agustín Muñoz Grandes como Jefe de Estado, Juan Yagüe Blanco como jefe del Alto Estado Mayor y Serrano Suñer como ministro plenipotenciario y embajador en Berlín. 

Por otra parte, el gobierno de Salazar en Portugal se mantuvo como títere de Berlín, controlado en la sombra por el agregado militar alemán. Por estas fechas, el Abwehr (servicio de inteligencia militar alemán) se percató de que el código Enigma había sido roto por los aliados, así que decidieron cambiar el mismo por una nueva encriptación más avanzada denominada Walküre (en honor a la exitosa fuerza de invasión que conquistara Gibraltar). Fue este otro de los acontecimientos claves que decidieron el curso de los acontecimientos en Europa y el mundo.

9 comentarios:

  1. Podríais incluir bases alemanas en las Canarias, que bloquearan aún más suministros al Norte de África.

    ResponderEliminar
  2. http://www.diariodeavisos.com/base-secreta-en-santa-cruz/

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante, esta clase de elementos distópicos era lo que estaba echando en falta para ir entendiendo mejor el futuro que planteáis en Walküre

    ResponderEliminar
  4. Para el triunvirato habéis escogido a lo más granado.
    Pero que realista queda leches!!

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que en realidad había una base alemana en canarias, para submarinos... estoy deseando saber mas, me gusta:P

    ResponderEliminar
  6. Un punto poco explorado de las historias alternativas de la SGM es el papel que jugaron los jerarcas nazis en el desarrollo de Alemania.

    Un ejemplo es Goering, que dirigió a la luftwaffe sin tener presente como había evolucionado la aviación desde que había sido piloto. Eso afectó al desarrollo de estrategias y armas, desechando entre otras las teorías del uso de la aviación estratégica, que a la postre serían fatales (con las campañas de bombardeo aliadas de Alemania)

    Si hubiesen hecho caso a Walther Wever (http://en.wikipedia.org/wiki/Walther_Wever_%28general%29) en vez de Ernst Udet, la Luftwaffe hubiese sido más capaz en determinados momentos críticos, como la batalla de Inglaterra.

    Bueno, así es como lo usé yo en una partida de SGM alternativa ^_^

    PD: Y como esta hay más historias de la ineficacia de la capacidad de dirección y gestión de los jerarcas (afortunadamente para nosotros :P)

    ResponderEliminar
  7. Interesante aporte, Rafael, tomo nota.

    ResponderEliminar
  8. Me alegro de que te sirva de utilidad.

    En los manuales de Gurps de la WWII (no recuerdo si en el básico o en el Weird Wars) apuntaban la posibilidad de ganar la guerra gracias a un uso racional de los recursos (como intento Albert Speer), en lugar del caótico y corrupto sistema anterior.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya hemos implementado lo de Wever en la ambientación. Esto que comentas ahora sobre la producción alemana en la guerra, también lo tenemos planteado y expuesto en la ambientación.

      Eliminar